Sugerencias para la conducción cuando llevamos niños en el vehículo.

familia-en-el-auto

Es más que bien sabido, que los accidentes automovilísticos están a la orden del día pero existen maneras de evitar que, sobre todo cuando llevamos peques a bordo, la situación se salga de control y termine en algún suceso lamentable.

De acuerdo con las estadísticas que Cesvi México (Centro de Experimentación y Seguridad Vial) ha obtenido a partir de sus investigaciones, los percances viales siguen siendo la primera causa de mortalidad en niños de entre 5 y 14 años de edad en nuestro país, por lo que la educación vial para padres de familia es un punto crucial que podría ayudar a disminuir significativamente estos resultados.

Cuando por olvidos, distracciones o porque los niños simplemente no quisieron ponerse el cinturón de seguridad, los padres permiten que viajen dentro del automóvil sin ningún sistema de protección, el mayor riesgo físico para ellos, cuando se presenta un accidente vehicular, es el de traumatismo cráneo encefálico del que entre sus múltiples consecuencias podemos citar algún tipo de retraso mental, problemas epilépticos e incapacidades físicas o motores que sin lugar a dudas dejaron una huella imborrable tanto en el pequeño como la familia.

A manera de ejemplo, este organismo explica que para un niño de 25 kg que llegara estar implicado en un accidente en donde el vehículo circula a 40 km/h, el impacto podría ser equivalente a sufrir una caída libre desde un tercer piso y las sugerencias de conducción que han dado han conocer se centran en las actividades cotidianas que las madres de familia realizan día con día ya que por lo general son ellas quienes se encargan de transportar a sus hijos, pero por supuesto que los papás (hombres) no están exentos, por lo que aquí les dejamos unas sencillas recomendaciones ( que no son nada nuevo solo hay que aplicarlas) y esperamos que sirvan para crear mayor conciencia respecto a un tema del que mucho no se habla pero que en realidad tiene gran relevancia en el entorno familiar.

Evitar discusiones charlas intensas o pleitos con los hijos mientras se está conduciendo. Evitar voltear para corregir algún mal comportamiento. Hágalo cuando sea seguro, detenga el vehículo para poder controlar una situación con los hijos.

Evitar jugar con los hijos o pasarles alimentos, es decir todo movimiento que propicie el dejar de tener ambas manos sobre el volante y la visión al frente.

Esperar al término del traslado o detenerse en algún lugar para corregir la conducta de los hijos dentro del automóvil y volverles a recordar los riesgos de los accidentes causados por falta de buen comportamiento dentro del mismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *